Cuestión de fe | San José: Un santo con bajo perfil y que no falla nunca

Mañana es su día y como siempre miles de fieles reiterarán su devoción en los altares, señala el Diario Crónica.

En la tarde del 8 de febrero pasado, en un encuentro informal con el cardenal Jorge Mario Bergoglio, me contó de las bondades de San José, a quien no conocía. Me habló de su devoción por él y me regaló una imagen con una oración de Santa Teresa y otra que tradujo él del francés.“Es muy milagroso”, me dijo y le pregunté: “¿De verdad?”. Me contestó: “A mí no me falló nunca”. San José es un santo de bajísimo perfil, a quien podemos descubrir enseñándole a caminar a Jesús, trabajando con su caja de herramientas junto al hijo, atento a él. Un padre presente, quien sin duda, a quien Dios, ni más ni menos, eligió para confiarle la paternidad, la crianza de Jesús. Lo cierto es que San José fue su maestro.

Es el Santo Patriarca, el maestro de la vida interior.Tuvo trato íntimo con Cristo, a quien crió. Es el primer hombre que amó a Jesús, a quienes amaron generaciones y milenios.Todos los 19 de marzo, miles de fieles lo veneran en silencio en diferentes templos, pero la Basílica de San José de Flores es la más concurrida.

El padre Gabriel Marronetti es el párroco del Santuario y dice: “Este es un santuario al cual viene gente todos los días y muy diferente. Todos los fines de semana pasan entre 6 y 10.000 personas en las 14 misas que damos.El 19 damos 18. Este lugar tiene la característica, que más allá de la misa y los oficios, la gente lo elige para confesarse. Es abrumadora la cantidad de peregrinos que vienen. Qué pasa en esos corazones que vienen aquí, es un misterio de fe. Como San José mismo”.

El padre Marronetti, quien muestra su sentido del humor cuando explica: “Con la intimidad de la familia de Nazaret no se puede hacer un Gran Hermano. Hay cosas que no se saben. Intimidades propias de cualquier familia. Me imagino a San José como un tipo divertido, que le hizo la vida feliz a Jesús. Lo concibo feliz, alegre.El tenía a María y a Jesús en su casa, más no le podía pedir a la vida. Es el modelo de una persona ubicada, tuvo la responsabilidad de llevar adelante una tarea extraordinaria y se comportó como cualquier hijo de vecino. Un detalle: Jesús decía cuando hablaba de sí mismo hijo de hombre. Igual que cualquiera todos somos hijos de un hombre. Pero Jesús destacaba en sí misma su condición de hijo de hombre antes que la de Hijo de Dios”.

El padre Marronetti fue seis años párroco de Santiago Apóstol. Entre 1997 y 1998 fue vicario de la Basílica. Reconoce que “a San José le rezo todo el tiempo.Es muy milagroso”. Si él, quien lo conoce tanto y la máxima autoridad de la Iglesia en la Argentina, el cardenal Jorge Mario Bergoglio, le son tan devotos y le reconocen milagros, hay que seguir ese camino.

La oración que ambos rezan a diario es la que tradujo del francés el arzobispo Jorge y que reproducimos en exclusiva para los lectores de Crónica: “Glorioso Patriarca San José, cuyo poder sabe hacer posibles las cosas imposibles, venid en mi ayuda en estos momentos de angustia y dificultad.Tomad bajo vuestra protección las situaciones tan serias y difíciles que os encomiendo, a fin de que tengan una feliz solución. Mi bienamado Padre: toda mi confianza está puesta en Vos. Que no se diga que os he invocado en vano.Y, puesto que Vos podés todo ante Jesús y María, mostradme que vuestra bondad es tan grande como vuestro poder.Amén”.

Desde un espacio confesional hay otro secreto acerca de cómo orarle a San José, que es antes de encomendarse con esta oración, rezas la Devoción a San José, que es el testimonio, que acerca de sus milagros dejó Santa Teresa de Jesús: “No me acuerdo hasta ahora haberle suplicado cosa que no haya dejado de hacer. Es cosa que espanta las grandes mercedes que me ha hecho Dios por medio de este bienaventurado santo. No he conocido persona que de veras le sea devota que no la vea más aprovechada en virtud, porque aprovecha en gran manera a las almas que a El se encomiendan.Sólo pido por amor de Dios que lo pruebe quien no lo creyere y verá por experiencia el gran bien que es encomendarse a este glorioso Patriarca y tenerle devoción”.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.