SUPER INTENDENTE - Le hizo la guardia al malviviente , lo encontró con las manos en la masa lo atrapò y ahora esta detenido

DATO EXTRA | Lo sorprendió cuando el caco ingresaba al local comercial de su esposa, en pleno centro de la ciudad. El delincuente resultó ser el jefe de mantenimiento de la galería comercial donde se hallaba el negocio.

El presidente del Concejo Deliberante de Tartagal, Diego Ávalos, interinamente en la jefatura de la intendencia norteña -por vacaciones de Sergio Leavy-, detuvo en la madrugada de ayer a un delincuente al que sorprendió “con las manos en la masa” en momentos en que el sujeto ingresaba después de escalar los techos de viviendas vecinas y un ventiluz, al local comercial que su esposa posee en la galería Nasra, en calle Güemes al 500, frente a la plaza San Martín.

Grande fue la sorpresa de ambos cuando al salirle al paso al ladrón, se reconocieron inmediatamente ya que el ahora detenido es la misma persona que suele hacer tareas de reparación y mantenimiento en varios locales de la mencionada galería comercial, incluida la tienda de propiedad de la esposa de Ávalos. El hecho se produjo a las 4 de la madrugada. Ávalos, harto de los robos de dinero en efectivo que se producían de dentro del local comercial, se quedó a hacerle la guardia al ladrón. En su denuncia, el intendente interino mencionó que desde hacía varios fines de semana eran víctimas de robo. Sustraían dinero de la caja registradora del local. Primero fueron 1.200; posteriormente 4.700 y la última vez se alzaron con más de 5.400.

Pasadas las 4 de la mañana de ayer René Osvaldo Valdivieso, el ladrón, ingresó tranquilamente al local luego de retirar parte del cielorraso del negocio al que llegó ingresando por los techos de los vecinos y se dio de frente con Ávalos. El intendente interino lo redujo y llamó a la policía. El sujeto, domiciliado en la calle General Paz en Villa Güemes, quedó detenido por el delito de robo.
Valdivieso conocía como pocos toda la estructura de la galería comercial, ya que trabajaba habitualmente en ese edificio, por lo que utilizaba una cañería de agua que baja desde el edificio; desde allí ingresaba hacia el pasillo principal de la galería comercial y al local al que tenía abonado para sus reiterados robos.

Ávalos estaba dentro de la tienda de ropas cuando el sujeto ingresó sigilosa pero tranquilamente con la intención de dirigirse a la caja registradora. El actual intendente interino, quien antes de dedicarse a la actividad política fue efectivo de la Gendarmería Nacional, tuvo varios episodios relacionados con la inseguridad. El pasado mes de abril, una familia residente en Villa Saavedra le pidió ayuda cuando recibieron una comunicación en la que le decían que su padre, quien en la madrugada del día 29 había salido con destino al Chaco Salteño, se encontraba secuestrado. Ávalos se ofreció como negociador y luego de varias conversaciones con los secuestradores tuvo la certeza que se trataba de un secuestro virtual. El padre de familia se comunicó horas más tarde y recién allí se enteró el momento de angustia que habían vivido su esposa y sus hijos.

El centinela que lleva dentro 

Semanas atrás, cuando regresaba de una sesión del Concejo Deliberante, Ávalos que preside el cuerpo deliberativo desde el 10 de diciembre, al detenerse en un semáforo observó el momento en que un muchacho sustraía lo que parecía ser una herramienta del interior de una camioneta estacionada. “Me pareció una actitud extraña así que me quedé a verlo qué hacía. 
Puso la herramienta entre las piernas y subió a una moto, luego de lo cual se fue del lugar”, recordó el intendente interino.

 Ávalos lo siguió por varias calles de la ciudad hasta un taller ubicado en inmediaciones del Escuadrón 52 de la Gendarmería Nacional en Villa Saavedra y allí observó que el muchacho descendía con la herramienta, con la intención de “hacerla
plata” en el mencionado taller. 


 A los pocos minutos llegaron al lugar efectivos policiales de civil que detuvieron al ladrón quien nunca entendió cómo fue descubierto.

 De la misma manera, cuando su esposa le vino con la noticia que le robaron y luego que le volvieron a robar y así sucesivamente hasta ponerlo cerca de la quiebra, le salió el centinela del alma y quiso comprobar cómo es que desaparecía el dinero de la caja registradora.

 La única manera parecía ser mantenerse en vigilia en el pozo de los deseos del ladrón.
 Así fue que enganchó al “hombre araña” de la galería Nasra.


 El visitante nocturno, René Osvaldo Valdivieso, descubierto por el presidente del deliberativo local en momentos del robo, quedó detenido y será indagado en el transcurso de esta semana acusado por el delito previsto en el artículo 164 del Código Penal./ El Tribuno

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.