Princesa: la bebé inmigrante que llegó sola a España

DATO EXTRA |Un comunicado de Salvamento Marítimo tras finalizar el recuento puso cifras definitivas a la llegada de inmigrantes subsaharianos en un día de trabajo muy intenso para ese organismo y la Cruz Roja en el sur de España: rescataron 94 pateras (embarcaciones) con 920 personas (778 hombres, 116 mujeres y 26 menores).





A ellos se les suman al menos 80 que lograron cruzar las vallas en Melilla, en enclave español en el norte de África, lo que completa el millar en la particular jornada.

Entre los rescatados hay historias de todo tipo, pero hay un caso que conmueve especialmente: se trata de Princesa, la bebé que llegó en una "lancha de juguete". Se trata de las pequeñas embarcaciones que utilizan las familias para intentar cruzar el Mediterráneo rumbo a la Punta del Santo, en Tarifa, Cádiz.

En medio del mar, oficiales de Salvamento Marítimo rescataron a la bebé junto a otros dos recién nacidos, tres hombres y cinco mujeres, dos de ellas embarazadas. Pero en el caso de Princesa, los padres no estaban en el bote.

El testimonio de sus compañeros de viaje, que explicaron que al iniciar el viaje se produjo un altercado con oficiales marroquíes, con un "intercambio de pedradas" que forzó a los papás de Princesa a quedarse en tierra mientras que la bebé se hacía a la mar con el resto de los migrantes.

Al llegar a la unidad de la Cruz Roja de Tarifa, la niña presentaba un cuadro de fiebre con 38.5 grados de temperatura corporal. Se le suministró un antipirético infantil y pasó su primera noche en España durmiendo arropada con una manta dentro de una bañera.

Su edad se calcula en menos de un año. La descripción señala que tiene cinco dientes y "unos ojos muy negros que lo escudriñan todo". Una voluntaria sevillana de 33 años, madre de dos niños, quedó al cuidado de la bebé, pero explicó que la policía espera de que los padres la reclamen.

Aunque los rescatistas se niegan a bautizarla con un nombre real, en todo el centro de refugiados ya se la conoce como Princesa. Ella solamente tiene el deseo natural de cubrir sus necesidades básicas: tras derramar "apenas cuatro lágrimas", bebió "de tirón" sus primeros dos biberones de leche ibérica.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.