Tartagal: penitenciario amenazó a otro con un arma

DATO EXTRA |El hecho ocurrió en la casa de uno de los agentes. Le puso el arma en la cabeza y disparó... pero desviando la dirección.





Un agente penitenciario que presta servicios en la Unidad Carcelaria número 5 de Tartagal le puso una pistola en la cabeza a un compañero y lo amenazó con "hacerlo boleta". El hombre que fue amenazado presta servicios en el Centro de Jóvenes en conflicto con ley penal, según declaró luego la víctima.
El lunes pasado, en horas de la mañana, el agente se acercó hasta la casa de su compañero en el domicilio ubicado en pleno centro de la localidad, portando un arma de fuego. Según testigos, se vivieron momentos de extrema tensión, si bien hasta el mismo agente pensó que el motivo de la visita era "amigable", cuando desenfundó la pistola quedó totalmente sorprendido.
El penitenciario que formalizó la denuncia en la comisaría 42 de Tartagal, identificado como Diego Armando Flores, manifestó que a las 6.40 de la mañana del lunes se presentó en su domicilio en la calle Richieri 388 otro agente penitenciario, quien aún vestido con uniforme llamó a la puerta de la vivienda que ocupa junto a otras dos personas. Cuando Flores salió hacia la vereda, totalmente confiado pensando que su compañero le plantearía algún asunto de trabajo, a quien identificó como José Orellana, le apuntó a la cabeza con un arma de fuego reclamándole una supuesta relación con su esposa, quien también presta servicios en el S.P.P.

"Flores me increpó asegurando que yo tenía una relación con su pareja y que me aleje definitivamente de ella", manifestó en su denuncia el agente que fue amenazado. Según la declaración realizada en la comisaría 42, Orellana se paró frente a Flores, le apuntó en la cabeza y un segundo antes de disparar levantó unos centímetros el arma, realizó el disparo y luego se retiró como había llegado, a bordo de una motocicleta de su propiedad. "Si seguís con mi mujer, sos boleta", le dijó de manera amenazante y se retiró.
La misma fuente policial reveló que "a pesar de la gravedad del hecho, el fiscal Penal número 3, Pablo Cabot, ordenó que solamente se lo identifique, pero no libró orden de detención. Si hubiera sido un policía o cualquier civil hubiera estado preso en el acto; nadie le garantiza a la víctima que no regrese y que esta vez no desvíe el arma", consideró el investigador.
Según dijeron, estaba con carpeta médica
Luego de reponerse del susto, el penitenciario Flores se dirigió a la comisaría número 42; al tomar conocimiento de la gravedad del hecho varios efectivos policiales partieron hacia la Unidad Carcelaria 5 con la intención de detener al agresor hasta tanto se aclare la situación.
Una fuente que pidió reserva manifestó que "el penitenciario Orellana no se encontraba en su lugar de trabajo, según le aseguró a los policías el encargado del penal de Tartagal, quien dijo que se encontraba con carpeta médica . Pero por averiguaciones realizadas con posterioridad supimos que luego del incidente se presentó en el penal pero alguien le advirtió que se retirase porque el otro penitenciario, Flores, lo estaba denunciando por el intento de homicidio".
Varios efectivos policiales se abocaron a buscar el arma, a la que localizaron en un baldío ubicado a una cuadra de la vivienda del damnificado. "La encontramos porque una persona lo vio en momentos en que la guardaba en ese terreno baldío. Se trata de un revólver calibre 22 largo", confió la fuente a este medio. /El Tribuno

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.