Se encontró con un dedo en puré de tomates

DATO EXTRA | Tamaña sorpresa tuvo una santafesina en la localidad de Santa Rosa de Calchines. Cuando se disponía a cocinar y preparar una salsa vio "un objeto extraño". Se realizó la denuncia ante la Agencia Santafesina de Seguridad Alimentaria (Assal) para chequear si su pensamiento es real.




Un hecho por demás increíble. Se disponía a hacer una comida, algo habitual, pero jamás pensó que iba a observar eso...

Susana Nasimbera, una vecina de la localidad de Santa Rosa de Calchines, se llevó una desagradable sorpresa cuando descubrió que dentro de la caja de puré de tomates que estaba usando para hacer una salsa había un objeto extraño, que asegura “parecería ser un dedo”.

La mujer relató que compró el producto “en un supermercado de la zona” el viernes 26 de junio y esa misma noche usó la mitad del contenido para preparar una salsa que comieron sus dos hijas –de 19 y 29 años–, quienes se pasaron toda la noche descompuestas “con vómitos y diarrea”, pero sin adjudicar la reacción de sus cuerpos al producto utilizado.

Fue por ello que Susana se dispuso a utilizar el resto del contenido al martes siguiente (30 de junio), cuando descubrió que en la caja había “algo raro”.

“Yo le había hecho un corte a un costado y cuando quise echar lo que quedaba en la preparación, me di cuenta que había algo que obstruía la salida y entonces abrí el producto por arriba y me encontré con eso que al principio creí que era un tomate verde, pero cuando lo empecé a lavar noté que se trataba un pedazo de piel blanca como chiclosa con otra parte chiquita que yo calculo era una uña”, le narró Susana a Diario Uno.

Sobre esa línea la mujer relató que inmediatamente se comunicó con una abogada del pueblo, quien la contactó con una escribana que se acercó a su domicilio para constatar el hallazgo y en consecuencia iniciaron los trámites de denuncia ante la Agencia Santafesina de Seguridad Alimentaria (Assal) para luego proceder a hacer lo correspondiente con la firma responsable del producto.

“Primero nos contactamos con la auditoría de Santa Rosa de Calchines y después se llevaron las muestras a la delegación de Santa Fe, donde esperamos que se pueda constatar lo encontrado, porque sea un dedo o no, es un objeto extraño que estaba ahí y no debía estar”, afirmó Susana, al tiempo que detalló que a sus hijas ya las atendió una gastroenteróloga, quien las envió a realizarse análisis bioquímicos de prevención.

“Además a una de ellas debieron darle un tranquilizante, ya que cuando se enteró de lo que había comido entró como en shock”, contó la docente de 54 años y concluyó: “Igualmente su descompostura no puede entenderse como algo psicológico en un principio, porque ellas comenzaron a sentirse mal el mismo viernes por la noche cuando aún no sabíamos qué había algo en el fondo de la caja”.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.