Header Ads

SE DIVORCIARON Y PARTIERON LA CASA POR LA MITAD CON UNA PARED DE LADRILLO

[ WWW.DATOEXTRA.COM.AR ] Una pareja rusa divorciada recientemente fue noticia luego de separar su costosa mansión por la mitad con una pared de ladrillos, que dejó a la ex esposa sin acceso a los pisos superiores de su mitad, porque la escalera está del lado de su ex pareja.



Luego de su divorcio, Margareta Tsvitnenko, de 45 años, y su ex cónyuge, Sergei, recibieron la orden de dividir la propiedad de tres plantas por la mitad. La pareja pasó por varias batallas legales desde que decidieron terminar el matrimonio, en 2010, y la mujer afirma que Sergei ha intentado forzar su salida y la de su hijo discapacitado de 12 años, de la casa varias veces, mediante la desactivación del sistema de calefacción durante el invierno.

Sin embargo, recientemente se le ocurrió una forma más eficaz de causarle problemas. Después de que el tribunal aprobara su petición de separar su lado de la mansión con una pared, rápidamente trajo un equipo de trabajadores que tapió todas las puertas de conexión y otras áreas de acceso, incluyendo la única escalera de acceso a las plantas superiores.

Según el experto legal que midió la mansión y decidió qué habitaciones pertenecían a cada uno de los ex cónyuges, la escalera estaba del lado de Sergei de la casa, que rápidamente decidió restringirle el acceso a Margareta. La mujer afirma que ella y su hijo estaban desayunando una mañana, cuando los trabajadores de la construcción, acompañados por un oficial de la corte aparecieron y se procedió a dividir la casa por la mitad con una pared de ladrillo.



Margareta dice que a los trabajadores no les importó que una amiga estuviera durmiendo en una de las habitaciones de arriba, y tapiaron las escaleras sin permitir que se despertara de la mujer en primer lugar. La amiga terminó completamente amurallada, y Margareta tuvo que llamar a la policía para evacuarla. Una escuadra del Ministerio de Emergencias tuvo que usar una escalera para llegar hasta la mujer en el dormitorio del tercer piso, una operación que llevó horas en completarse.

Por desgracia para la ex señora Tsvitnenko, tiene que demandar a su marido con el fin de obtener una orden judicial para derribar el muro, y después de pasar los últimos seis años en batallas legales, no es algo que quiera llevar a cabo. Al mismo tiempo, la mujer afirma que actualmente carece de los recursos financieros para construir su propia escalera, así que por el momento, se quedó sin acceso a los pisos superiores de su mitad de la mansión.

Mientras tanto, Sergei Tsivtnenko tiene acceso sin restricciones a su lado de la casa, pero casi nunca aparece por allí, ya que él vive en un departamento aparte, con su nueva esposa.

Probablemente se estén preguntando, ¿por qué los ex cónyuges no venden la mansión y acaban con la guerra de una vez? Los periodistas de Komsomolskaya Pravda le hicieron a Margareta la misma pregunta, a lo que ella respondió que el mercado inmobiliario de Rusia está en crisis, y que simplemente no conseguiría un precio justo por la mansión. “Ninguno de nosotros quiere un mal acuerdo”, agregó. Al menos están de acuerdo en algo.
Con tecnología de Blogger.