ATRAPA Y HUMILLA A MUJERES QUE BUSCAN A HOMBRES CASADOS

[ WWW.DATOEXTRA.COM.AR ] En China, una señora hace un trabajo como una detective y castiga a cientos de mujeres que no les importa el estado cívil de la persona con la que salen y que deriva en el engaño a su pareja. Ella fue abandonada hace 20 años por su esposo que la dejó por otra y a partir de ese momento quiso "exterminar sin piedad" a todos las roba maridos.




Zhang fue abandonada hace 20 años por su esposo que la dejó por otra mujer. Ahora, se dedica a humillar públicamente a las mujeres que sean amantes de hombres casados en China.


La mujer ya castigó a cientos de miles de maridos que engañan a sus mujeres usando métodos no siempre ortodoxos ni pacíficos.

La conocida por los medios como "la asesina de amantes" de 60 años organizó actos, a veces violentos, de humillación pública contra mujeres acusadas de tener relaciones con hombres casados.

Sus acciones suelen filtrarse a menudo a través de vídeos en las redes sociales chinas donde aparecen presuntas amantes insultadas en la calle por las esposas despechadas. En ocasiones, aparecen desnudas en público o golpeadas.

"He ayudado a más de 200.000 personas (las mujeres que eran engañadas), a veces por teléfono y otras a través de mi centro de apoyo", contó Zhang, quien desde hace dos años ha abierto en las afueras de Pekín un refugio para esposas a las que sus maridos han echado tras engañarlas, llamado "Bahía de la Luna".

Reconoció que realizó muchos actos "de liberación de la furia" -como ella les llama- pero ya no lo hace porque hay muchas cámaras. El último fue hace 10 años. 

La infidelidad en China está a la orden del día, "especialmente entre los ricos con poder, o aquellos que tienen cargos en el Partido" aseguró.

Su marido, chófer de alto cargo, fue ascendido a un puesto financiero en el que comenzó a ser sobornado con dinero o servicios de prostitutas en los 90. Un día volvió a casa diciendo que estaba con otra mujer e iba a divorciarse: "Estuve tumbada en la cama una semana y al salir mi pelo se había vuelto gris", recordó Zhang al Global Times.

Además, se enteró que la hija de una conocida de ella se suicidó luego de descubrir que su esposo la engañana. A partir de ese momento, sintió que debía "exterminar sin piedad" a todos los maridos infieles. 

"Es la naturaleza de los hombres, nunca piensan que es suficiente, siempre quieren más", manifestó.
Con tecnología de Blogger.