SE PODRÁ ESTUDIAR EN UNA UNIVERSIDAD Y TERMINAR EN OTRA SIN PERDER MATERIAS

[ WWW.DATOEXTRA.COM.AR ] Será a partir de julio. Buscan así combatir la deserción que se da sobre todo en los primeros años del ciclo. Tanto la UNSA como la UCASAL se sumaron a la iniciativa.



De cada diez jóvenes que ingresan a la universidad en la Argentina, siete se quedan en el camino. La tasa de graduación aquí es una de las más bajas del mundo, con un dato crítico: el 40% de los estudiantes que se anotan en primer año ya no se inscriben en el segundo.

Las autoridades nacionales creen que uno de los motivos de deserción es la estructura rígida del sistema universitario -que desalienta la movilidad entre lugares geográficos y trayectos profesionales- juega un rol fundamental. Por eso avanzan con una reforma que flexibilizará la forma en que se cursan las carreras universitarias.

Será a través de un sistema de “créditos”  que certificarán los conocimientos adquiridos en una universidad para hacerlos valer, automáticamente, en otra. Funcionará tanto en universidades públicas como privadas. 

Setenta y cinco universidades, de las poco más de cien que hay en el país, ya firmaron el “acuerdo de reconocimiento académico” que entrará en vigencia en julio.

El nuevo programa de equivalencias automáticas empezará a regir, en una primera etapa, en todas las carreras relacionadas con las ingenierías, las informáticas y las arquitecturas. Luego seguirán las agronomías, y más adelante las carreras masivas y más complejas, como derecho o ciencias económicas. Se buscará, además, acuerdos bilaterales e internacionales, para que también sean válidos en otros países del mundo.

Para unificar el sistema se establecerá una unidad de medida del conocimiento académico, a la que llamaron RTF, por “reconocimiento de trayecto formativo”. Cada materia otorgará una cantidad de RTF que podrán usarse luego para acreditar conocimientos en materias equivalentes o compatibles de otras universidades. “La cantidad de RTF de una materia surgen de la suma de horas de clases más la cantidad de lectura que involucra llegar a aprobarla más la cantidad de trabajos prácticos, entre otros aspectos”, aifrmó a Clarín Mónica Marquina, directora del programa de calidad universitaria en el Ministerio de Educación nacional. Marquina.







No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.