GUSTAVO ZANCHETTA RENUNCIÓ AL OBISPADO DE ORÁN

[ WWW.DATOEXTRA.COM.AR ] Ramiro Segovia, Periodista de la ciudad de Oran contó como impacto la noticia en la comunidad.



La renuncia del hombre de la iglesia había sido clave en la resolución de varios conflictos sociales.



Zanchetta presentó ante el Santo Padre Francisco su renuncia como Obispo de la Nueva Orán luego emitió un comunicado, apenas regresado de Roma, en el que confirma esta decisión, la misma seria por un tema de salud  que lo obligaría al sacerdote a trasladarse a otro lugar para iniciar un tratamiento.


Textual:

Mis queridos hermanos:
Llego a ustedes por este medio, apenas regresado de Roma, para decirles que he presentado al Santo Padre Francisco mi renuncia como Obispo de la Nueva Orán.

Desde hace tiempo un problema de salud no me permite llevar plenamente el ministerio pastoral que me fue confiado, sobre todo teniendo en cuenta la vasta extensión de nuestro territorio diocesano, y los enormes desafíos que tenemos como Iglesia en el norte de la patria.
Por eso he puesto en manos del Santo Padre esta decisión, que creo es la mejor, sobre todo pensando en ustedes, antes que en mí mismo, y porque la recuperación que debo encarar no puedo hacerla aquí.
Mi gratitud infinita a todos porque son un don de Dios para mi vida. Y muy especialmente a los sacerdotes, diáconos, seminaristas, los miembros de la vida consagrada, y todas las personas que conformamos esta hermosa familia diocesana.

Dado que debo partir lo antes posible para iniciar el tratamiento, me despido con esta carta, aunque quisiera poder estrechar las manos de todos, especialmente de los más pobres, débiles y sufrientes.
Estaremos unidos en la eucaristía y en la oración diaria, y cuando Dios lo quiera, nos volveremos a ver.
Sepan perdonarme en aquello en lo que les haya faltado o decepcionado, y por favor, sosténganme con su oración.

A la Virgen del Carmen, a nuestro Patrono San Ramón Nonato, y a los Siervos de Dios, Padres Pedro Ortíz de Zárate y Juan Antonio Solinas, encomiendo esta nueva etapa de la vida diocesana, sabiendo que no somos más que “simples servidores” (Lc 17,10).

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.