PUBLICIDAD 1


DETECTAN ARSÉNICO EN EL AGUA DEL PARAJE EL TRASLADO

[ WWW.DATOEXTRA.COM.AR ] Lo hicieron docentes y alumnos de la escuela Técnica N§ 3109 OEA de Tartagal, quienes fueron hasta el paraje para realizar una acción solidaria.




Dos semanas atrás un grupo de 18 alumnos y 12 docentes de la Escuela de Educación Técnica N§ 3109 OEA, de Tartagal, llegaron hasta el paraje El Traslado para realizar una acción más que loable: mejorar las condiciones edilicias de la escuela albergue distante a unos 100 kilómetros al este de Tartagal, en pleno Chaco Salteño.

A la escuela de El Traslado asisten unos 60 chicos de los alrededores, quienes permanecen en el establecimiento de lunes a viernes, en el área del albergue.

Fue mientras hacían las tareas que se habían propuesto, al realizar unas pruebas en el agua detectaron en los depósitos del líquido que tiene la escuela, alta dosis de arsénico, tornándola no apta para el consumo humano.

Con maquinarias, herramientas y diversos elementos los docentes y alumnos permanecieron un fin de semana levantando una galería para que los chicos tengan un lugar donde comer, colocando cielorrasos para que puedan mitigar el calor en los meses de verano y realizando varias mejoras.

A través de donaciones que consiguieron en Tartagal, pudieron llevar ropa, calzado, juguetes y hasta celebraron el Día del Niño con esta comunidad educativa.

Ingrata fue la sorpresa cuando descubrieron algo que les generó mucha preocupación: que tanto los niños como los docentes y las familias criollas y aborígenes que residen en ese alejado rincón del departamento San Martín consumen agua con un alto contenido de arsénico.




Un purificador

El profesor Normando Villagra, uno de los principales impulsores de la iniciativa de que la OEA salga de sus aulas y llegue a diferentes parajes del departamento San Martín para mejorar los edificios escolares, explicó que "si bien el trabajo que hicimos nos dejó una gran satisfacción, lo que no pudimos solucionar es el tema del agua que se consume en esa zona y que tiene elevado niveles de arsénico. La escuela cuenta con un pozo de agua y un tanque elevado y por suerte a la gente del lugar no le falta agua, pero la que consumen no guarda la aptitud que se requiere para el consumo humano".

Villagra precisó que "el agua con ese componente la consumen en la escuela, en las viviendas vecinas tanto personas como animales porque no tienen ninguna otra opción. Cuando fuimos a un fin de semana tomamos la precaución de llevar gran cantidad de agua en bidones pero nuestra preocupación es que los bebés, los niños, todos utilizan esa agua para beber".

El docente agregó que "con un dispositivo para la remoción de arsénico el tema quedaría solucionado pero nosotros somos una escuela pública que no contamos con los recursos económicos para comprar un purificador; con ese elemento las concentraciones de arsénico podrían bajar hasta ser apto para el consumo humano. Si lo tuviéramos o alguna empresa o particular pudiera donarlo no tendríamos inconveniente en regresar hasta la escuela de El Traslado y colocarlo", precisó el profesor Villagra.

Un químico tóxico

El arsénico es un elemento químico presente en la naturaleza, entre los más tóxicos para el consumo humano.

Está presente especialmente en regiones con actividad volcánica, pero también existe en otros suelos de forma natural. Aunque el arsénico puede encontrarse en aguas superficiales, son las aguas subterráneas las que principalmente presentan contaminación con arsénico, y las que se extraen para bebida humana.

La ingestión de pequeñas cantidades de agua con arsénico puede causar efectos crónicos por su acumulación en el organismo, como irritación de estómago e intestino y otras más graves como la disminución de la producción de glóbulos rojos y blancos, irritación de los pulmones, diabetes o predisponer al cáncer de piel, pulmón, riñones e hígado. El arsénico es una de las diez sustancias químicas que más preocupan a la OMS por su acción tóxica y cancerígena. El valor máximo recomendado por el organismo internacional desde 2003 es de 0,01 mg/l. Ese límite fue incorporado al Código Alimentario Argentino en 2007.

Un caso testigo

En un informe que publicó el 26 de octubre de 2016, El Tribuno expuso los estragos que causa el arsénico en las poblaciones del Chaco salteño que carecen de agua segura.

Aquel informe periodístico movilizó al CIFAL, un centro internacional que depende del Instituto de las Naciones Unidas para la Formación y la Investigación (Unitar), a firmar un acuerdo de cooperación con el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y la cartera de Ambiente y Producción Sustentable de la Provincia.

En junio, en el marco de ese entendimiento, la Secretaría de Recursos Hídricos de Salta recibió los materiales para perforar un nuevo pozo en la escuela de Pelícano Quemado.

En el citado paraje, ubicado a 50 kilómetros de la localidad de Rivadavia Banda Sur, las concentraciones de arsénico en el agua son 74 veces mayores que el nivel recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el consumo humano.

Además del nuevo pozo, el proyecto, canalizado a través del Fondo Integrado para el Desarrollo (FIDE), contempla la construcción de un tanque de almacenamiento y la instalación de módulos de filtrado que funcionarán con energía solar. En parajes de Rivadavia y Anta, Recursos Hídricos comenzó a instalar en 2013 sistemas de abati miento de arsénico.

FUENTE : http://www.eltribuno.info/salta/nota/2017-9-6-0-0-0-detectan-arsenico-en-el-agua-del-paraje-el-traslado

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.