Header Ads


HOY SE CUMPLEN 21 AÑOS DE LA MUERTE DE GILDA - SU IMAGEN SE CONVIRTIÓ EN MITO Y EL LUGAR DE SU MUERTE EN SANTUARIO

[ WWW.DATOEXTRA.COM.AR ] Ícono de la música tropical y de la cumbia, Gilda -Miriam Alejandra Bianchi- pasó de la popularidad a la inmortalidad a los 35 años, cuando el 7 de septiembre de 1996 murió junto a su hija, su madre y tres músicos, en el kilómetro 129 de la ruta nacional 12, camino a Chajarí, Entre Ríos.



El 7 de septiembre de 1996 ocurrió la trágica muerte de Gilda, la cantante que convirtió la música en milagro y el fanatismo en devoción.


Miriam Alejandra Bianchi, más conocida como Gilda, hizo una gran carrera en el mundo de la música tropical y fue una de las mujeres más exitosas en el ambiente de la cumbia. Sin embargo, fue recién después de su muerte que su fama comenzó a crecer y hasta llegó a convertirse en mito.

 


Miles de personas visitan a diario su santuario y le llevan ofrendas. Son muchos los que rezan tanto en el Cementerio de la Chacarita –donde descansa su cuerpo- como en el kilómetro 129 de la Ruta Nacional 12, en la provincia de Santa Fe, el lugar donde murió –junto a su madre y su hija- cuando iba camino a Chajarí y un camión embistió al colectivo en el que viajaba.



La historia de Gilda fue de sacrificio y lucha, pero terminó rápidamente. Al morir tenía sólo 35 años.

Ella tuvo que hacerse cargo de su hogar a los 16 años, tras la muerte de su padre, y hasta casarse y tener dos hijos, postergó su carreras de maestra jardinera y profesora de educación física. Pero la vida de Gilda iba a cambiar luego de reencontrarse con un viejo amigo, y quien luego fue su segunda pareja, Toti Giménez. Él sabiendo de la verdadera vocación de Miriam, la convenció de entrar de lleno al circuito de la cumbia y la música popular. Entre sus éxitos figuran:"No me arrepiento de este amor", "Corazón valiente" y "Como tú".



El año pasado, en conmemoración al aniversario número 20 de su muerte, se estrenó una película que cuenta su historia y que es protagonizada por Natalia Oreiro.

 

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.