OPERARON A LA BEBA MUTILADA POR UN VIEJO SECARROPAS

[ WWW.DATOEXTRA.COM.AR ] Ayer la tragedia golpeó a la comunidad de Zanja Honda, cuando el aparato le arrancó un brazo a la pequeña.



La desesperación cundió ayer en la comunidad criolla de Zanja Honda, en la periferia de la ciudad de Tartagal. La familia Saldaño vivió la tragedia en carne propia, cuando la beba de la casa, de apenas un año y ocho meses, movida por la curiosidad propia de la edad, entregada a la exploración de un mundo que muchas veces es inseguro y hostil, metió el brazo en un precario secarropas que estaba funcionando, y el aparato, con su fuerza centrífuga, le arrancó el brazo desde el hombro. Los gritos de la mamá bramaron como truenos en una comunidad que se sintió golpeada por este accidente doméstico que pudo ser fatal.

La joven, al ver que el brazo de su pequeña hija había quedado separado del cuerpo, corrió a pedir ayuda y un vecino de Zanja Honda, a bordo de una motocicleta, la trasladó con la niña en estado de shock hasta el hospital Juan Domingo Perón de Tartagal, distante a tres kilómetros de la humilde vivienda de la familia Saldaño.

Los médicos que recibieron esta emergencia realizaron las intervenciones paliativas y convocaron al avión sanitario para trasladar a la pequeña paciente al Hospital Público Materno Infantil de Salta, dada la gravedad de su cuadro. El miembro que el secarropas le arrancó a la beba fue conservado de acuerdo a las normas para intentar el reimplante.

“No será fácil, es un gran desafío pero vamos a poner toda la ciencia y el corazón en  esto”, Paul Coronel, cirujano.

Ayer, a las 14, llegó la niña con su mamá al Materno Infantil, donde un equipo de cirujanos, encabezados por el doctor Paul Coronel, de la Fundación Reconstruir, intentaban reimplantarle el brazo a la desafortunada criatura en una compleja intervención que comenzó alrededor de las 16.30.

Al cierre de esta edición, los médicos continuaban en el quirófano con la pequeña.

Antecedente

En 2014, en la provincia de San Juan, la vida de Ismael, un chico de 6 años en ese momento, cambió para siempre. Luego de haberle practicado dos intervenciones quirúrgicas para tratar de salvarle el brazo izquierdo, finalmente terminaron amputándoselo. El niño estuvo internado en el Hospital Garrahan, en Buenos Aires, tras sufrir un accidente en su vivienda de la ruta 183 en 9 de Julio, de la capital sanjuanina, cuando se escapó del cuidado de su mamá y metió el brazo en el secarropas en funcionamiento. Tras dos intervenciones quirúrgicas en el Hospital Garrahan, los médicos tuvieron que amputarle la extremidad ya que, a pesar de los esfuerzos, no pudieron restituirle el flujo sanguíneo. El brazo del niño quedó muy dañado por la fuerza centrífuga del secarropas, por lo que fue muy difícil salvarle esta extremidad.

No en vano los pediatras recuerdan siempre a los padres de niños pequeños que los accidentes hogareños son la primera causa de muerte y de invalidez infantil. Loren Tanjilevich, una experta médica pediatra salteña, solía decir en la consulta que los adultos no pueden distraerse ni un minuto mientras los chicos crecen, porque la curiosidad natural que tienen los hace explorar para descubrir el mundo y, a veces, pueden toparse con la muerte.


https://www.eltribuno.com/salta/nota/2018-1-25-0-0-0-operaron-a-la-beba-mutilada-por-un-viejo-secarropas

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.